julio 2, 2020

6 cosas que jamás debes hacer en la intimidad

Que los momentos más íntimos con tu pareja no se conviertan en una pesadilla. Evita hacer esto bajo las sábanas.

Durante el acto sexual existen actitudes relacionadas con la higiene o humor que tu pareja no pasa desapercibidas y si no las evitas podrían ser bastante incómodas, causar desagrado o inhibir su deseo. En la medida en que tú y él se sientan cómodos el sexo será placentero.

Para que ambos disfruten de su momento de intimidad, te dejamos 6 cosas que no debes hacer en la cama, jamás.

1. NO DUCHARTE

Antes del acto sexual es conveniente realizar una limpieza íntima. Aunque hay personas que prefieren sentir el olor íntimo antes que el del jabón que se haya usado para la higiene, conviene hablar del tema con la pareja y acertar así en el método a seguir. También es importante tener las manos limpias y la boca fresca.

2. USAR ROPA INTERIOR SUCIA

No hay cosa más mata pasiones que una mujer con ropa interior sucia, percudida, rota o desgastada. Así que mejor anímate a vestir ropa interior sensual y asegúrate de que huela bien.

3. NO DEPILARTE

Más allá de ser poco agradable a la vista, resultará incómodo para tu pareja que te acaricie las piernas o axilas con vello. Si no te gusta tener tu zona íntima depilada completamente, puedes optar por cortar un poco los vellos, será más cómodo para ambos.

4. HABLAR DE TU EX

En un momento de pasión, lo que menos quiere tu compañero de cama es que le hables de tus ex parejas. Puedes hacer que se sienta incómodo y le darás la impresión de que no te has olvidado de esa persona o que estás obsesionada.

5. DORMIRTE

Nunca te quedes dormida durante el acto sexual. Tu pareja se lo tomará como algo personal y podrías quitarle el deseo, en ese momento o para otras ocasiones. Si de verdad tu día ha sido muy largo y no aguantas estar de pie, es mejor que avises a tu pareja.

6. NO PROTEGERTE

Si tienes una relación estable, lo más seguro es que utilices un método anticonceptivo. Pero si tienes relaciones esporádicas, nunca, absolutamente nunca, renuncies a usar un preservativo. Además de evitarte un embarazo no deseado, te protege de las enfermedades de transmisión sexual. Sé responsable.

Cabe destacar que por ningún motivo debes sentirte presionada durante el sexo y no hagas cosas que te hagan sentir mal solo para complacer a tu pareja.